jueves, 23 de diciembre de 2004

Voluntad de ocaso

Señorita de la sombra:
todo estará muy oscuro
y luego de nosotros no quedará nada.
Mi espíritu estará alto,
presto a la guerra dulce,
la más importante de la temporada.

miércoles, 22 de diciembre de 2004

viernes, 3 de diciembre de 2004

Torpe

Pudo haber sido,
pero hoy me he perdido
buscando tu casa.
Esta es galaxia es muy grande
para un niño torpe
con tus indicaciones vagas.
Pudo haber sido
pero hoy me he cansado
de buscarte detrás de cada partícula.
El juego del escondite es muy triste
para un niño torpe
contra una ágil sabia.
Y si encontré por casualidad tu puerta
no lo podemos saber
probé la vieja llave que me diste
en un cerrojo tras otro,
en un cerrojo tras otro,
pero nunca encontré tus ojos.

miércoles, 24 de noviembre de 2004

[ ]

La primera vez,
sacrílego pero lleno de amor por el conocimiento,
penetré los secretos de la esfera,
y fue sólo dolor lo que tuve que pagar
dada la curiosidad de mi carácter.
Entré a un lugar oscuro,
quedé totalmente asfixiado,
extraviado y desvalido.

Para hacerse uno con lo uno hay que desgarrarse.

Aquella vez,
sacrílego pero lleno de amor por el conocimiento,
penetré la esfera por una de sus dimensiones más oscuras.
Estaba solo,
y mi aliento vital carcomido,
y la presión me obligo a dar un salto abrupto.
La esfera en su justicia
se revolvió
y luego me escupió.
No era mi tiempo,
no estaba preparado;
pero ahora sí lo estoy.

Sólo quiero que sepas quién soy.

domingo, 21 de noviembre de 2004

miércoles, 17 de noviembre de 2004

Desconexión

No decidí quedar en silencio y desvanecer mi imagen.
Simplemente se empañaron las ventanas,
me quedé mudo e inmóvil,
y se daño el teléfono.

miércoles, 10 de noviembre de 2004

Spiraal


Bruno Ernst (1985)

Tratar de fijar el sentimiento de absurdo mediante razones y ejercicios de conciencia, mi querido amigo, es atentar contra su naturaleza. Uno no puede tomar racionalmente la decisión de ser dionisiaco, porque al tomarla de esa manera se es apolineo. Tan sólo deja que todo suceda, y diviértete participando; pero no trates de retener los sentimientos con argumentos, preocúpate más bien por vivirlos.

sábado, 6 de noviembre de 2004

jueves, 4 de noviembre de 2004

Weak and Powerless

Tilling my own grave to keep me level
Jam another dragon down the hole
Digging to the rhythm and the echo of a solitary siren
One that pushes me along and leaves me so

Desperate and Ravenous
I'm so weak and powerless over you

Someone feed the monkey while I dig in search of China
White as Dracula as I approach the bottom

Desperate and Ravenous
I'm so weak and powerless over you

Little angel go away
Come again some other day
Devil has my ear today
I'll never hear a word you say
He Promised I would find a little solace
And some piece of mind
Whatever just as long as I don't feel so

Desperate and Ravenous
I'm so weak and powerless over you

[Howerdel, Billy and Keenan, Maynard James (A perfect circle). "Weak and Powerless". In: Thirteenth Step. Virgin records: 2002]

martes, 2 de noviembre de 2004

Dislexia

El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.
El alma ama con alas.


Post scriptum:

Las alas a las almas aman.
Las almas, amas de las alas.
Si amas, alas a las almas.


sábado, 30 de octubre de 2004

Es cierto

Siempre hay una onza por desgarrar:
de otra manera ya habría desaparecido.
Quizás sucede que nos alimentamos de la nada,
o será tan sólo que realizamos el milagro
de convertir el dolor en vida.

miércoles, 27 de octubre de 2004

De nuevo acerca de su proximidad

La muerte se aferra a mi cuello y no para de gustar de mi olor, ella trata de absorberme la esencia. Me ha dicho con esta ya mil veces que mañana estaremos juntos, y nada que cumple su promesa. Lo bueno es que ya sabiendo que está cerca trato de aprovechar más las cosas bellas. Lo malo es que ya sabiendo que está cerca me duelen más las pérdidas, los errores y las despedidas. Lo bueno es que algunas veces me trae gramos de alguien más para alimentar mi vida. Lo malo es que a cambio todos los días me desgarra una onza y penetra en mí gradualmente.

lunes, 25 de octubre de 2004

[Sin título]

Los relámpagos se alzan
desde el filo del horizonte
pretendiendo acariciar
la oscuridad,
proveyendo de nuevo el equilibrio
a un cielo agrietado de azul.
Ahora espera
y escucha
el chasquido de sus labios iterado
que viene con un poco de retraso.

martes, 19 de octubre de 2004

Como si ya no estuvieras

Como si este preciso instante
fuera eterno,
como si esta preciosa dulzura
estuviera adentro,
como si la muerte
estuviera muy próxima,
como si nunca
te hubieras ido.

jueves, 7 de octubre de 2004

Paranoia



Siempre tarde, siempre cosas pendientes, siempre preguntas en el aire sin responder, siempre cosas por decir, ahora el asco por tener sólo proyectos y el malestar de tener amistades malatendidas: todo esto me hace sentir que todo se me escurre por entre las manos.
La paranoia se me presenta como una paradoja: todo lo que hago lo hago en función de alcanzar y cuidar los bienes que considero más importantes, pero tengo que sacrificar los momentos con mis bienes más importantes porque si les dedico tiempo no puedo hacer lo que hago. La paranoia se me presenta como una crítica a la economía hedonista: es bastante plausible que uno muera o parta sin haber disfrutado nada, por vivir en privación de los placeres menores con el objetivo de conseguir placeres más grandes, más duraderos, verdaderos y buenos.

Me siento como un dragón que se muerde la cola.

domingo, 3 de octubre de 2004

Gris analogía

Para sobrevivir durante una vida corta e inevitablemente condenada al sufrimiento cada vida depende de la extinción de miles y miles de otras vidas. Me pregunto -no con poca tristeza por lo presente- si será también que la felicidad propia tiene un alto valor en dolor ajeno.

viernes, 1 de octubre de 2004

Elementos

Soy un conjunto transitorio de partes o efectos particulares de las divinidades. No es que haya fuerzas divinas y trascendentes que yo no puedo controlar y que, en tanto que actúo dominado por ellas, no soy culpable ni consciente de lo que ellas hacen conmigo, es que si hay algo que pueda llamar "yo" es esta organización con propiedades emergentes de fuerzas de la naturaleza. No me separes radicalmente del mundo, ni de tí, que todos estamos hechos de los mismos elementos, lo único diferente es la armonía particular que emerge en cada según la proporción en la que se hallan los elementos. La inocencia y la culpabilidad son categorías carentes de significado real.

miércoles, 29 de septiembre de 2004

¿A quién se debe culpar?

Si soy tan diferente a cada instante, ¿qué me hace suponer que haya algo en mí lo suficientemente permanente como para decir "ese soy yo"?

miércoles, 22 de septiembre de 2004

Retiro espiritual

Me intriga tanto saber qué ves cuando miras a mis ojos como enfocando a lo lejos,
como si fueran una ventana, como si fueran profundos.
Te intriga tanto saber por qué siempre siento que todo es un regalo inmerecido.
Quisiera ser allí lo más diáfano que pueda ser.
Quizá entre las montañas pueda expulsar el ardor que hay en mi alma.
Quisiera luego poder volver.

martes, 21 de septiembre de 2004

"Democracia"

Toda mi ciudad de almas gobernada por las esquinas tiránicas de unos ojos, por los pliegues totalitaristas de unos labios. Todos sus sabios, todos los bellos, todos los fuertes, todos ellos subyugados en aparente libertad, en ilusión de democracia. Cualquier exigencia vuestra es un favor que siempre quisimos que por vos nos fuera concedido. Haz con estas almas, divina divinidad, lo que bien plazcas. Ésa es realmente nuestra voluntad.

domingo, 19 de septiembre de 2004

Electricidad

Soñé que un hombre llegaba al cielo, a ese claro y confortable cuarto donde duerme Dios, a la pequeña alcoba divina. Sentía su felicidad como mía. La dueña y sustento del cielo le daba la bienvenida. Detrás de él, cabalgando un armario, llegó una fastidiosa comunidad de pequeños hombres gobernados también por una mujer. Los hombrecillos pretendían llevarse consigo de vuelta al recién llegado y le hacían sentir fuertemente que el no merecía este lugar. Yo sentía su angustía como mía. Yo sentía que el sabía que ellos tenían razón en una medida proporcional a su tamaño. Entonces él pidió auxilio a la reina celeste, quien lo miró extrañada, pues no veía a las pequeñas personas que lo estaban acosando. Fue allí cuando, de pronto, la osada líder de los minúsculos se avalanzó a atraparlo, mientras el trataba de alejarlos con su florete. Logró el jovén en una muy hábil maniobra atrapar a la pequeña mujer, y temeroso logró ponérsela en las manos a la divina esposa del dueño del cielo, y ella comparó lo recibido con muchas cosas insignificantes, dentro de las cuales sólo recuerdo que dijo: "esto no es más que un pepino". Y yo volteé y vi que, efectivamente, entre las manos de mi amada no había más que un rechoncho pepino. El pobre jovén se había llevado sus miedos al cielo, y sólo él los veía, mas yo sentía su desesperación como mía.

¿Quién era yo? Yo era algo impersonal, yo era un observador sin presencia en la escena, pero estaba acostado en la cama principal, y mi amada yacía en una colchoneta, a mi derecha en el piso. Yo veía todo, pero nadie me veía a mí, yo era imperceptible. Yo era, en parte, el joven que había llegado al cielo y que sentía miedo de que las pequeñeces le arrebataran su derecho. Pero yo era, ante todo, el Dios impotente, que sentía el dolor y la tristeza mías como mías.

Hoy me abrumó un miedo eléctrico que me hizo recordar la tenacidad de mi sueño. Fue por tu culpa.

sábado, 18 de septiembre de 2004

A propósito

Nada es más tangible que el amor.
No hay bien más excelente y bello que la amistad.

martes, 14 de septiembre de 2004

Flujo de conciencia

Puesto que soy puro silencio, y el silencio es la posibilidad de cualquier palabra, teniendo en cuenta que has comprendido lo que siempre intento decir y dado que te gusta mi sonrisa, no dejaré que me sigas, no sin que yo también te siga, considerando la belleza que sólo a mí me dedicas. Y así surgen los espirales inmortales, y siempre en esa dinámica, y repitiendo los ciclos, dando vueltas sobre lo mismo pero ahora un nivel arriba. Un nivel arriba, y la vida como un péndulo, pero cuando vuelves es mejor y, por lo tanto, es diferente. Aquí estoy yo, escondiénme sólo para que me descubras. Y retomando las palabras, y enlazándolas de una manera diferente, y creando nuevas ideas por entrecruzamiento de otra viejas. Nada hay nuevo bajo el sol. Todos los besos ya fueron dados, pero ninguno de los que murieron los están dando hoy. Esta noche en que no quiero volver. Esta es la noche en la que perdí a todos mis amigos. Quizá se deba a que ya no soy yo. Pero la soledad es la posibilidad de cualquier sentimiento y, considerando que todo es absurdo, yo puedo escoger el que a bien tenga. Así que elijo la alegría. Nada tiene sentido, por fortuna.

sábado, 11 de septiembre de 2004

[ohon]

Esta noche estoy afuera, y tú justo en el umbral.
Esta noche estoy afuera, y el calor te hace temblar.
Esta noche no quisiera dejar de verlos brillar.

Reflejan la esperanza por lo que llegará, con un dulce miedo de fondo, como el oscuro tinte que permite que veamos toda esa luz en los espejos. No quisiera dejar de verlos brillar. Estamos aplazando el instante del retorno a la humedad. Adivinarás que adivino lo que adivinas, que justo aquí hemos fundado una nación azul. Mi voluntad coincide con el ritmo y las pausas de lo que sucede. Mi alma es el arma con la que te despedí a la guerra, y yo me pierdo en esta noche ya sabiendo que el intento de la belleza por penetrarnos no da tregua. No da tregua. Cómo palpita tu valentia, cómo palpita en esta noche en la que estoy afuera, y tú justo en el umbral. Esta noche estoy afuera, y el calor te hace temblar. Esta noche no quisiera dejar de verlos brillar. Esta noche cualquier pausa es un excelente lugar.

martes, 7 de septiembre de 2004

Ecología

Somos inesenciales con respecto al mundo, absolutamente prescindibles. Por más que persistamos no podremos persuadir a la naturaleza de que mantenga nuestra existencia individual en su seno por más tiempo del tarda un organismo humano es corromperse. Las empresas humanas son perecederas y siempre tan breves que cuando termines de exhalar se habrán extinto millones. Pero el orgullo -que en el fondo es puro miedo- nos impulsa a creer que es posible elevarnos por encima de la creación, a aplastar a todo lo existente en un esfuerzo vano por permanecer. Queremos hacernos notar, tratamos de alimentarnos de la ilusión de ser importantes. Si persigues la fama, no haces más que revolcarte en el fango de tu vanidad, que terminará por consumirte vivo, porque la mera fama -considerada en sí misma- exige mucha dedicación y sacrificio que nunca es retribuido.¿De qué le sirve a Homero que aun lo recordemos? ¡Está muerto! Es tan sencillo como eso, no puede disfrutar del renombre de su excelencia. Feliz él si se conformó con decir y obrar justa y prósperamente durante su vida para su propio deleite ¡Pero ya está muerto! No hay prolongación de la existencia, ni en nuestros hijos, ni por nuestras ideas. Objetivamente somos usados por otras formas de vida que a la vez serán usadas por otras, y así sucesivamente. Tampoco existe algo así como ?nuestras ideas?: cualquier profunda idea filosófica que se te ocurra, genio, ya se le ha ocurrido a alguien.
Haz lo que tienes que hacer para ser feliz ahora, porque todavía no ha llegado el momento futuro y el pasado ya no puede volver a vivirse. No luches contra la naturaleza, no contra el orden que todo lo gobierna. Date cuenta que eso de creerte ?individuo? te enferma. Eres absolutamente prescindible y todas las memorias terminarán por consumirse.

domingo, 5 de septiembre de 2004

Estático. . .
tan estático. . .
tan profundo. . .
tan inajenable. . .
tan tuyo. . .
tan mío. . .
tan nuestro. . .
tan de nadie. . .
tan indescriptible. . .
tan profundo. . .
tan esencial. . .
tan indescifrable. . .
tan superfluo. . .
tan ilusorio. . .
tan confuso. . .
tan imperdonable. . .
hermoso. . .
lento. . .
vivo. . .
y fulminante. . .

sábado, 4 de septiembre de 2004

miércoles, 1 de septiembre de 2004

Experimento

Tener la ventana y ver a través y a lo lejos de ti
y así convertir mi arte adivinatorio en sagrada ciencia.
Tener la tinaja y engañar con el reflejo tan gris
y así transcurrir, llenarla gota a gota con tu impaciencia.
Tener la ventaja de ser ahora el complejo y sutil
que penetra sagazmente en lo onírico de tu conciencia.

lunes, 30 de agosto de 2004

jueves, 19 de agosto de 2004

Blackout

No recuerdo exactamente lo que te quería decir,
sólo tengo una vaga noción de la bruma color índigo
que me acobija
cuando mi conciencia es tan sólo un lugar a través del cual
pasan las vivencias
y la feliz sensación de haber vencido la impaciencia.
No recuerdo exactamente lo que te quería decir,
pero sé que tenía que ver con el cálido refugio
que me brindas
cuando mi conciencia es tan sólo un lugar a través del cual
pasan las vivencias
y la feliz sensación de haber vencido la impaciencia.
No recuerdo exactamente lo que te quería decir,
y no sé si ya te lo dije.
Quizá ya lo sabes.
Es tan confuso vivir el intante próximo un instante antes.
Esto ya lo he vivido.
No recuerdo exactamente lo que te quería decir,
y no sé si ya te lo dije...
¿Qué era lo que te estaba diciendo?

lunes, 16 de agosto de 2004

Idiotas

Como ciudades que se preparan para una guerra de la que no hay señales, levantando armas y fortalezas, y descuidan la cosecha; como felices que crean fantasmas y se vuelven guerreros para luchar contra ellos, regalando su riqueza por una armadura; todos somos idiotas.

viernes, 13 de agosto de 2004

Absurda secuencia signos como reacción al egoísmo que haces mío

Te entiendo porque el egoísmo es quizá la mejor estrategia de supervivencia en este modelo reducido de juego en el que tú y yo somos tan sólo variables, pero bien sabes que eso a mí de nada me sirve, pues mi vida no es mía, así que no me lo sigas enseñando. Estoy aquí para ofrecer todo lo que pueda llegar a ser, y he de trabajar refugiándome en lo inmutable para llegar siquiera a producir un minúsculo rayo. Me he ido enfermando de voluntad de vivir, cuando lo que realmente quiero es llegar a ser tan digno como para morir por ti. Así que busco un trasfondo blanco y un hogar para el olvido, para dejar reposar allí a los que se quieren ir junto a los que ya se han ido.

Vienen y van, y desaparecen, y la verdad es que yo no quiero luchar más por detenerles: descubrí que no tiene sentido. Total, yo soy el más volátil de todos los elementos de impenetrable transparencia.

Todo lo que me has dado fue un regalo inmerecido, el derecho a exigir más realmente nunca lo he tenido. Deja que me evapore en la inconstancia de los bucles de mis sueños, deja que me transporten a la lejanía absoluta del lugar que queda justo encima de ninguna parte. Quédate con todas las coordenadas que puedan brindarme la ilusión de tener un lugar donde volver. Distorsiona el mapa con el que exploraba tu mirada y olvida mis claves. Aniquila estos apegos. Quiero de nuevo estar lejos y conmigo, desatrofiar la plegabilidad horizontal de mi pupila y retomar la habilidad de caer parado.

Mis partes en ti no tendrán dueño si te despojas de la creencia en que soy oscuro. Sin deber, sin culpa, devuélveme el anonimato, la tranquilidad de ser absurdo y el sabor de las horas impredicables, con las instrucciones para aprender los artes que tú tan bien sabes, el arte de llegar por sorpresa y de partir sin previo aviso, y el arte de saber anticiparse. Te dejo intacta la promesa de derramar por ti toda mi sangre, ojalá lo ejecutes en un sacrificio de otoño que del todo la soledad espante. Te doy también otra copia de las llaves de la casa tuya que nunca visitaste. Y por si requieres algo más, tu colección de puntos suspensivos y una infinita hoja donde la vacuidad y la limpieza son ellas una sola propiedad. Por favor, no esperes más, que ahora ni siquiera sé cómo terminar.

martes, 10 de agosto de 2004

Que la fría suavidad se traduzca en calor,
que se regocije mi alma en la tristeza;
pero ¿en qué momento dirás tú
que la fragilidad se convirtió en fortaleza?

viernes, 6 de agosto de 2004

Un forastero y bárbaro ejercito conformado por altas mentiras y robustos desprecios se desliza por mi sangre arrasando la movilidad de mis labios, los extraordinarios dones de mis ojos y la pureza del fluido semitransparente llamado tristeza que sirve de receptáculo a todo lo ocurre dentro de mis venas y arterias. Se desliza saqueando mis más apreciadas reservas para el invierno cruel que se avecina. Pero no hay nadie que cuide las puertas, no hay nadie a quien puedan raptar, nadie a quien puedan violar, nadie a quien puedan matar: todos murieron de combustión espontánea cuando nuestros colores te supieron amargo, murieron preguntando a tu providencia: "¿Por qué escogiste las tierras más áridas para propiciar tu cosecha?", "¿Qué pretendes cultivar allí, sino odio y miseria?", "¿Por qué intentas robar y destruir lo que podría ser por regalo tuyo, si quisieras?".

lunes, 2 de agosto de 2004

La edad del sol, la soledad,
y mi sangre azul etérea
consumen la eternidad
y corroen la tristeza sólida de haber muerto
-sin morirme-
sobre tus ganas imprecisas.

domingo, 1 de agosto de 2004

Menos

Los frutos verdes por fuera, mas tan maduros por dentro que ya hasta el alma del árbol es putrefacta. Y ya es primavera, pero los colores están todos aprisionados. Las livianas esporas ya casi desprendidas, tan livianas y, sin embargo, el viento no quiere llevárselas. No podrían haber raíces más fuertes y ágiles, y aún así cualquier suelo le resulta impenetrable. ¿Por qué este frondoso bosque solitario no merece estar en ninguna parte? ¿Cómo podrá pagar la luz y los nutrientes que le han sido otorgados? ¿De qué manera justificar el milagro de existir sino prosperando? ¿Por qué no podría ser tan sólo un árbol ordinario, de aquellos que guardan la vida en la corteza y no sienten dolor al florecer? Pero no: aquí por savia tenemos bilis negra, y esta maldita melancolía nos hace inmortales, tan inmortales como el silencio. ¿Y quién dijo que queríamos la inmortalidad? Tan sólo queremos que nos destruyas y te nutras de cada partícula, porque cada partícula será semilla si tú la consumes. No quiero ser más, quiero ser menos.

miércoles, 28 de julio de 2004

lunes, 5 de julio de 2004

Por allá, donde hay infinitos más grandes que otros,
donde al reunir las partes de un dios se crea un dios más grande,
en el seno de la complejidad que vuelve cualquier cosa absurda,
en la incompletitud de mi alma, en nuestro abismo,
en el multiverso que surgió del cristalino vacío,
en la esquina de tus labios, en tus ojos sabios,
por allá, justo allí mismo,
el cero es igual al uno.

Lo siento,
es momento
de desaparecer...

Aflicción

Conoció la Diosa al Espíritu de la Creación y en éxtasis se hicieron Uno. Mas el resplandor, en sincronía, llenó cada horizonte, en cada punto, en todas direcciones, y se hizo homogénea la eufonía, saturando los oídos de la Diosa.

Y Ella no pudo soportar más tanta belleza.

Fue ahí cuando el Espíritu sintió por primera vez, de manera profunda, dolor. Y al sentir la sangre deslizándose por su piel, y al verla correr, confundida con lo que emana la fuente, la Creación comprendió que no podía vivir sin el silencio.

{Fragmentos relacionados:}
Creación
Disgregación

1+0 I

Tú preguntas
cómo podemos estar seguros de que todo lo que percibimos es real,
yo digo
que este mundo es demasiado real para mí.
Tú dudas
de todo lo que está alrededor,
Yo dudo
sólo de que yo mismo esté aquí.

domingo, 4 de julio de 2004

1+0 II

Siempre ha sido tan extraña la existencia,
cuando lo único que se tiene es una vacía consciencia
que consiste en ese imposible tender a llenarse.

sábado, 3 de julio de 2004

1+0 III

Alma espejo,
máscara transparente,
identidad entre
la esencia y la apariencia,
oscuridad de fondo,
jardín flotante.

viernes, 2 de julio de 2004

1+0 IV

Aquello que llamo "yo" es una cesta
que se llena y conforma de migajas ajenas
mientras se disgrega
llenando y conformando cestas ajenas.

jueves, 1 de julio de 2004

1+0 V

Universo de infinitos infinitos
que emergen del vacío eternamente,
canicas perfectas que se reflejan
todas en todas.

martes, 29 de junio de 2004

1+0 VI

Pureza, mi vacía pureza.
En un abismo absoluto no hay caída
pues no hay un punto relativo,
las sombras no te pueden envolver
porque no tienen una parte de atrás.

lunes, 28 de junio de 2004

domingo, 27 de junio de 2004

1+0 IX

Existe un único misterio:
el poder convertir la ausencia dada
en alimento,
el poder entregarlo todo
sin tener nada,
es simplemente
imposible.

sábado, 19 de junio de 2004

Azul

Llévame al bosque azul, melancólicamente azul, ahógame con tus azules lágrimas, cúbreme con la cortina roja del horizonte, corrompe mi espíritu de un pálido violáceo, envenena definitivamente las metáforas que disimulan mi vacuidad. Estoy dispuesto a morir allí, en esa oscuridad plena de colores difusos, despedazado por los gritos del arrebol púrpura, estropeado por el espíritu decadente de tu caballo blanco.

lunes, 14 de junio de 2004

Ahora me he quedado solo, esperando que la dulce muerte venga por mí. ¿Quisieras romper mi coraza transparente? Dulce muerte, indiferente, ¿quisieras hacerlo delicadamente? ¿Quisieras mandar tus rayos, romperme todo, atravesar mi mente?, ¿quisieras vencer tanto acaso? Fuera del todo, no tengo nada, estoy vacío y mi alma no alcanza, ¿por qué siento entonces que tengo algo que ofrecer? Los minutos pasan ambivalentes, titila el sol naranja en su ocaso dándome una esperanza. Los minutos pasan ambivalentes, esperando que venga por mí la dulce muerte, pues ella me pidió que permaneciera aquí.

domingo, 13 de junio de 2004

Inexpresividad y transparencia se conjugan en los efluvios de tu vacía y superficial esencia. Quisiste llorar, pero no pudiste: sólo puedes llorar durante los sueños grises. Quisiste querer,y lo dijiste: quisiste entregar tu alma a la dulce muerte.

sábado, 12 de junio de 2004

Un gran lago agitado.

Tus huellas son ondas que han perturbado la superficie del espejo líquido y vacío. El grado de calor que tus complejos rastros trasmiten al mar frío. Amo haber sido evaporado por el color de tu rostro y explorado por el color de tus ojos. Amo haber sido. Tus huellas son hondas, te alejas de ellas. Ahora subes, ahora te elevas. Tus huellas son bellas y nuestros átomos volátiles ahora por las nubes se pasean.

Un gran cielo agitado.

jueves, 10 de junio de 2004

Prefiero preferir pocas cosas. Prefiero no saber a olvidar. Prefiero que pocos me oigan. Prefiero los lugares de mi Departamento al resto de la Universidad. Prefiero las épocas en que tú me querías y yo a ti poco a las épocas inversas. Prefiero mi silencio al tuyo. Prefiero los momentos cuando me siento libre para decir tonterías al ritual de la seriedad. A pesar de la posibilidad de Shrek 2, prefiero el extraño mundo de Jack. Prefiero estar felizmente triste a estar tristemente feliz. Prefiero los gatos. Prefiero morderte los labios. Prefiero el día en que te deje bajo el árbol. Prefiero estar loco. Ante el aburrimiento, prefiero la ansiedad. Prefiero tu sombrilla a tu anillo. Prefiero que mi apartamento esté vacío a que esté lleno de muebles. Prefiero ser tu enemigo a que te refugies en tus amigos. Prefiero que tú te rías de mí o conmigo a que nuestro profesor me admire. Prefiero el trozo de tela de rayas azules y negras a tu orgullo amarillo. Prefiero caminar durante horas a no verte. Prefiero el coyote al correcaminos. Prefiero mi insomnio a tener que despertarme. Prefiero la coca cola bien fría. Prefiero una canción de cuna a una canción de amor. Prefiero más a la luna que al sol. Prefiero el agua caliente. Prefiero ser niño. Prefiero trabajar bajo presión. Prefiero tu sonrisa. Prefiero lo que ahora soy. Prefiero ser estúpido a ser cobarde. Prefiero el frío de Bogotá. Prefiero para dormir un colchón en el suelo a una cama. Prefiero un día verde a un plan simple y -en otro sentido- al revés. Prefiero estar aquí y que algo me haga falta a tenerlo todo y odiar estar allí.

miércoles, 9 de junio de 2004


(Yo también puedo postear un gato).

SALAM TSAIH

Ora fuerte, ora fuerte ahora, por largas y largas horas, para que no puedas respirar cada vez que te escapas, para que no puedas sentir mientras te agrietas, para que no vuelvas a dejar tus rastros sobre la lava. Ora fuerte, ora fuerte ahora, por largas y largas horas, para que no olvides tu nombre cuando te marchas, para aprender la ciencia de ocultar tu presencia y para no volver a ser etérea. ¿Quién eres tú si has dejado todas las migajas que te constituían desperdigadas por el planeta? ¿Quién eres tú, sino un conjunto de migajas que otros han dejado caer en tu cesta?

sábado, 5 de junio de 2004

Experiencias místicas confusas. Descubrir por mí mismo ese mantra, tu sagrado nombre, me hizo sentir que vivía en un mundo absurdo -absurdo- y me hizo recordar que sólo estoy aquí para divertirte, que solo estoy aquí para divertirte. Luego vi a mis amigos alejarse delante de mí y sentí la necesidad de despedirme por última vez de ellos. Oí a la noche advertirme que por fin la oscuridad me consumiría y que la lluvia difundiría mis átomos en las pequeñas lagunas del asfalto que se evaporan con la llegada de un nuevo día. Estuve pues por dos instantes en sintonía con el Universo: mi consciencia expandida, mi ser indeterminado, mi placer infinito, mi dolor infinito. Lo tenía todo, pero ya nada era mío. Lo tenía todo, pero ya no era yo mismo. Mi voluntad coincidía con el destino que me insinuabas, mas tu voluntad no pudo realizarse en mí. Llámame de nuevo al vacío primordial de tu corazón. Sopla a través de mí. Anúlame. Rompe mis apegos bruscamente. Hazme un instrumento de tu amor. Quiero volver allí, tan sólo quiero volver allí, tan solo quiero volver allí. No podré soportar por mucho más tiempo este asunto absurdo de tener nostalgia y no tener memoria.

jueves, 3 de junio de 2004

"De nuevo": comentario

Hoy su lapicero de tinta negra, tubo amarillo, tapa y punta plástica azules, mordido por sus dientes, se acabó. Este hecho me sorprendió sobremanera, porque hace rato no sabía de un lapicero que se acabara. Yo que soy un cleptómano de lapiceros, yo que cada semana tengo un lapicero diferente. Hoy vi el tubo transparente, vacío, un poco manchado: tenía unos pliegos que reflejaban su esfuerzo por hacer bajar la tinta a la superficialidad finita de la hoja, por dejarla escapar voluntariamente en esos bellos trazos vampirescos. Yo la dejé escapar voluntariamente, la he dejado escapar de nuevo; mas creo que estuve lo suficiente como para dejarme absorber creando allí un punto azul y heterogéneo. Traté de trazar su mensaje, mas la hoja seguía en blanco... y creí entonces que se me había escapado; empero lo hice con tanta fuerza que cuando levanté la hoja allí estaba: su mensaje grabado quedó sobre la esencialidad infinita de las cosas -y se grabó también sobre mi superficialidad finita:

"Don't ever erase me".

miércoles, 2 de junio de 2004

No pude recordar con exactitud el camino de regreso

Quisiera poder comprar más tiempo, que hubiera una promoción "compra témperas y compases y obtendrás un día más de vida entre el miércoles y el jueves". Pero como soy pobre no tengo más opciones: hoy sentí que te ibas a desvanecer por última vez, y por eso no pude ni quise presenciar tu oclusión, y me fui tratando de recordar el camino de regreso, con la cura que incluiste en el disco compacto, con la seguridad de haber visto el mismo Arcángel consecutivamente, con la tranquilidad de no ser yo quien lo ha negado.

martes, 1 de junio de 2004


Calligraphie © Hassan Massoudy

"¿Mi corazón llegará a ser alguna vez un árbol abarrotado de frutas que podré recoger y regalar?"
(Khalil Gibran)

domingo, 23 de mayo de 2004

(impureza)

Imitando a cerdos, revolcándose en el fango,
cual seres impuros hallé a tus corceles blancos.
Todo un campo abierto, y su dulce hierba,
los truncaron ellos por oscura niebla.
Las liebrecillas espinas se hallaban moldeando
para cubrir sus pellejos débiles y blandos;
más para esa amenaza no hay ningún camuflaje
y nada herirá al agua que con la lluvia cae.
Más allá de dilemas de puercoespines falsos
vi esos hambrientos lobos que se seguían los pasos:
uno tras del otro, otro tras del uno,
en un árido ciclo sin final alguno.

Era pues este sitio tan putrefacto que las plagas habían ya desertado: las ratas, las moscas y sus larvillas prefirieron volverse, todas ellas, herbívoras. Vi también águilas criadas entre gallinas asistiendo a una mujer que paría víboras. De verdad este sitio era tan putrefacto, y lo peor de todo eran los lisiados, que durante la noche larga con largas uñas maltrataban sus heridas sin dulzura, para al otro día poder ofrecerlas, y así alimentarse de la conmiseración ajena.

Ya esta visión de total impureza, donde el impuro hedor de impuras tristezas se encerraba entre las falsas murallas de una falsa fortaleza, me hizo entender. . .
que no quiero alimentarme de tu miseria.

sábado, 22 de mayo de 2004

Qué bueno es ser tonto, qué feliz me siento. No puedo creer que haya pasado tanto tiempo, si fue apenas hace 172800 instantes de un segundo que te abandoné en el límite cuyo eje es aquel árbol simétrico que logró agradarte. ¿Y aún así insistes en que soy un caballero? ¿No puedes ver lo irónico y contradictorio que soy? Qué bueno es ser tonto, qué feliz me siento.

viernes, 21 de mayo de 2004

El peligro del fuego es algo que los organismos perciben. Un ratón es comestible por un organismo de características similares a las de un gato, aunque el único ser viviente existente en el universo fuera el ratón y viviera en una luna de queso de condiciones adecuadas para la supervivencia. En el ordenamiento de la luz ambiente me proveen tus labios la posibilidad de ser besados. Ellos serían besables aunque no existiera en el mundo ninguna otra boca; esto significa que, si existiera un organismo con una contextura espiritual y física como la mía, ese organismo podría percibir el magnetismo de la orilla húmeda de pliegues blandos y rosados por donde prófugos suspiros escapan del corazón donde los has encarcelado.

jueves, 20 de mayo de 2004

En ese espacio cotidiano en el que siempre me detengo a observar el mundo girar alrededor mío, especialmente enajenante mientras dura la lluvia, no recuerdo jamás haber estado acompañado. No parece posible. Allí tú, en frente mío, mirándome de reojo, disimuladamente, arreglando tu cabello, limpiando el agua de tu frente, jugando el contradictorio juego, llamando la atención siendo indiferente, rozándome un par de veces sin querer, pero intencionalmente. Quisiera poder recordar tu rostro, sé que sigue siendo hermoso. Allí yo, jugando con la bruma en la ventana, tratando de fijar en algo mi mirada, divagando por los paisajes de mi alma salvaje. Deseé que me concedieras un deseo. Deseé coincidencia en nuestro punto de alunizaje.

miércoles, 19 de mayo de 2004

Calculo que esta pequeña araña, que osa pasar tan cerca de mis ojos, está colgando a dos metros y medio del techo. Calculo que habrá un virus en su red. Es increíble que salga ese largo hilo de sus entrañas. Nada tiene conexión para mí: la soledad y sus patrañas. El cansancio ha rasguñado mis esperanzas. Este gato que me acompaña desde hace años también araña. Es paradójico que tu voz me haya sacado de un sueño esta mañana. Es frustrante que ayer haya llovido pedazos de muro aislando el punto de partida de nuestra campaña. Eres tan malvada, quitándole a las moscas sus alas. Eres tan capaz de hacer hazañas, aunque se haya desangrado lo que extrañas. ¿No puedes dejar de raptar mi alma? Déjame volar, ahora me siento vivo. Déjame decir absurdamente lo que quiero. Si no soy explícito, es porque no puedo.

martes, 18 de mayo de 2004

No me veo claramente en el espejo,
tu niebla se interpone entre nosotros,
al ver tus ojos no me reflejo en ellos;
cuando acaricio tu cabello,
no sientes ningún movimiento;
aquellos tesoros cedidos,
no alteran tu peso;
el aire no se te ha hecho más cálido;
mi presencia, no la has notado.

¿De tanto jugar a esconderme, me volví incorpóreo?,
¿tan incorpóreo, hasta que quedé en silencio?,
¿tan silencioso, que ahora estoy vacío?,
¿y este vacío, devino transparencia?,
¿tan transparente?,
¿tan invisible?...

domingo, 16 de mayo de 2004

Être déchiré
(o de las maneras en que ellas asesinan a quienes las aman)

Caso 3:

Él quería regalarle su corazón. Había ahorrado toda la semana para comprarlo, se había empinado muy alto sobre la vitrina de la panadería para poder pagarlo, y después de tenerlo en sus manos, listo para ofrecerlo, lo dejó caer y se rompió. Y muy triste se sintió, viendo su regalo hecho boronas en el piso, viendo a la perrita de la vecina devorando los pedazos más grandes. Siempre regaba la sopa y dejaba caer los pocillos, la mamá no sabía que hacer con él, pero así lo quería, y él nunca se había comido un helado sin quedar al final con la cara tan sucia como la de un vagabundo.

Entonces pensó en enseñarle a ella, a la niña a la que le iba a regalar el corazón, a montar bicicleta. Se lavó bien la cara después del almuerzo, afinó los pedales y se dirigió al parque donde siempre podía encontrarla sola, dibujando gatos, antes de hacer las tareas. Y le comentó la idea, iluminando ese bello y pulcro rostro que jugaba detrás de unos rubios y cortos ricitos.

Ella se reía nerviosa mientras ensillaba el caballo de acero. Él era en ese momento un orgulloso maestro, aunque todavía no había incursionado en el arte de manejar sin las ruedas de seguridad; y, tomando el manubrio con la mano derecha y el sillín con la mano izquierda, la condujo a un paseo por las nubes con tan sólo darle un par de vueltas al parque donde siempre podía encontrarla sola, dibujando gatos, antes de hacer las tareas.

-"¡Pedalea!"

Y ella lo miró como si no entendiera.

-"Dale vuelticas a los pedales, a esos"

Y ella miró hacia abajo, encogió los pies y los puso donde él señalaba, hizo mucha fuerza hacia delante -bueno, eso parecía- y, como no pasaba nada, pensó que debía hacer fuerza hacia atrás. Y ha sabido sentarle con el pedal derecho tal golpe en la espinilla a aquel desprevenido niño que se hallaba cada vez más cerca de ella, que inmediatamente el pobre cayó al piso y se enredó con la bicicleta, haciéndola caer también a ella.

Como ella era muy valiente y no lloraba en público aunque se hubiera pelado las manos, él tuvo que contener las lágrimas producidas por el gran moretón que emergía sobre su pierna, y tuvo que apretar los labios para devolver el grito de dolor al estómago. Ella se encontró con una fuerte y larga ramita mientras estaba en el piso, la recogió y se puso de pie. Él ya se había parado como un resorte, se hallaba ya sobre la bicicleta, le dijo a ella que así no era y procedió a mostrarle cómo sí era. Entonces tomó distancia, se ubicó correctamente para poder pasar al frente del lugar donde ella se había sentado, y se propuso realizar una gran hazaña de velocidad. Adoptó una posición aerodinámica y comenzó a pedalear como loco -hacia delante. Las fracciones del instante siguiente bastaron para que ella no soportara la inocente tentación de meter la rama entre los radios de la rueda. Y la rama resultó más fuerte de lo que pensaba, y así de pronto se hallaba él surcando los aires, moviendo los brazos y las piernas como si el cielo fuera una piscina, y cayó. Y su conciencia se diluyó para siempre mientras contemplaba el rostro de la niña, en el parque donde siempre podía encontrarla sola, dibujando gatos, antes de hacer las tareas.

sábado, 15 de mayo de 2004

No es sutil la diferencia entre lo que se quiere
y lo que se quiere querer.
El amor no es compasión,
en el sentido de padecer tus hirientemente punzantes afecciones en mí.
Por el amor no se vive la miseria ajena como propia,
no se siente el dolor del otro en uno mismo.

Nadie merecería ser amado, si eso fuera así;
no buscaría en tus ojos el bien,
no buscaríamos lo divino, lo inmortal y lo bello.
Nada podría ser engendrado, si eso fuera así,
pues lo que tiene impulso creador
no puede acercarse a lo horrible para engendrar.

El amor verdadero se dirige hacia la belleza,
hacia la riqueza y la nobleza,
busca suelo fértil,
un lugar próspero
donde depositar las semillas.

El amor es esencialmente egoísmo:
Si quiero ver pura tu tristeza,
libre del impulso autodestructivo,
del miedo a la soledad y al silencio,
de la tentación de mostrar la miseria
para hallar consuelo externo,
del afán de mendigar cariño
y el acostumbrarse a la limosna,
de la asquerosa resignación,
del inmerecido desprecio compensativo,
de los falsos dioses que fundiste,
de las quiméricas barreras que interpones entre tu existencia y el mundo,
de todo eso que te invita a llenar el vacío con cualquier cosa,
y de toda esa maleza,
[Si quiero ver pura tu tristeza,]
es sólo porque allí, entre esas espinosas asperezas,
mis virtudes no podrían florecer.

viernes, 7 de mayo de 2004



"Las tristes fisuras de la esfera se revelan levemente
anticipando el destino que conocí cuando soñé con ella.
Cuando soñé con ella,
lastimaba mi tacto,
la superficie cortaba la piel al irla acariciando.
Al irla acariciando,
sentía profundos los surcos que va creando
sobre su superficie
el constante fluir de la sangre."


Sedna. La cicatriz que te hiciste se borrará, excepto quizás en los dos puntos en los que te excediste. Pero la soledad no se irá desvaneciendo. No lastimes más tu antebrazo, no escribas más esas letras, no castigues la tersa frialdad de tu piel, a través de la cual yo siento el núcleo, cálida esencia que, tal como la mía, de oscuridad se alimenta.

¿Acaso no basta todo lo que nos lo recuerda?
¿Podrías hallar una peor estrategia?

Que no vuelvan los satélites que te han abandonado llevándose la luz de tus noches, que no es necesario. Tú eres una estrella, tú puedes brillar con luz propia. Sin necesidad de romper la corteza, la furiosa voluntad de llegar a ser lo que se es, la fuerza de una estela encerrada en un astro errante, permitirá que ilumines las noches de otros oscuros soles.
Ya no habrá una soledad por la cual preocuparse…

Hoy descubrí muchas cosas y debo agradecerte. Cambios radicales implican un alto precio: tengo miedo y algo me duele. La punta de una espada mística como la que estabas dibujando ha trazado la misma palabra sobre la superficie que constituye mi esencia (yo no distingo un corte superficial de una herida profunda, soy un vacío volcado hacia fuera).

Y te digo que tengo miedo de mis sueños,
pues ya había soñado con esto.
La cita que está debajo del dibujo que te hice
es lo único que iba a escribir hoy,
de hecho lo había escrito hace ya mucho tiempo…

¿entiendes por qué me siento como me siento?

miércoles, 5 de mayo de 2004

Mellon Collie.
El regalo que se desvanece.
Mis manos vacías.
Tu pronta huída.
Mis pies atados.
La bilis negra.
La bilis negra.
La bilis negra.

lunes, 3 de mayo de 2004

¿Qué puedo hacer para pronunciar bien este "¡arghhhhhhhhhhhhhhhhh!" que está obstruyendo mi respiración?

domingo, 2 de mayo de 2004

Astro moribundo. Pareciera que este planeta se acerca a su final: Su núcleo, tal como mi esfera, se está agrietando. Ningún astro ha querido atraparlo y se traslada, tal como mi mente, fuera de órbita, errante por el espacio, como buscando la nada. Sus satélites se fueron, no hay nadie que refleje ahora la luz de alguna estrella. Se mueven las partículas, alejándose entre sí (y, en vez de hacerse más cálido, todo se está enfriando): quizá los átomos dejaron de amarse. La energía se ha degradado casi hasta su peor calidad. Su gravedad se debilita, sin aumentar volumen ha perdido densidad. El aire cálido vuelve a ser mar, el mar vuelve a ser tierra, la tierra, fuego, y mi alma etérea retorna a la humedad.

[En el trasfondo te dibuje "Disgregación" y dejé, más abajo, un espacio vacío para que juegues con los astros errantes.]

jueves, 29 de abril de 2004

No obstante, ni siquiera el tiempo empuñando mi esfera con todas sus fuerzas podrá destruirla, pues este cosmos es fuego que nunca tiene ocaso, y propio es a la medida de mi alma acrecentarse a sí misma. De lo cual resulta, inevitablemente, que hay “Acercamiento”.

sábado, 24 de abril de 2004

martes, 20 de abril de 2004

...y oí a mi corazón, desde su abatimiento,
orarte con suma sencillez,
así:

"Si vos estás conmigo, nadie está contra mí;
si tu voz llega a mi oído, nada más quiero oir;
pero yo sigo aquí, sin estar aquí...
y vos ahí, sin estar ahí..."

viernes, 16 de abril de 2004

Oh Diosa odiosa,
te has equivocado:
si he logrado alimentarme del vacío,
¿qué no podría hacer con una pequeña esfera azul y compacta?

El hado helado se ha tornado más cálido
desde que sé que no me olvidaste,
desde que sé que soy tu juguete preferido.
Y para justificar mis extraños delirios
y el abrupto tornado que me enviaste,
nada más relevante
que saber que te divierto.

Que tus dichas sean dichas,
que nada nada hacia la nada,
lo que hay en el medio de mi miedo...
nada más revelante que la risa
de la Diosa que viste de lirios.

Sigue mandando tus ángeles,
sigue tratando de destruirme,
sigue, si el error no viste.
Sólo conseguirás recordarme
lo fuerte que me he vuelto;
sigue tentándome,
sigue dándome las armas para desafiar tu omnipotencia.

jueves, 15 de abril de 2004

Alt+157.
El gato universal atravesó hoy de nuevo mi pecho con una de sus abstractas uñas.
Esta vez no intenté gritar, porque sabía que nadie iba a oirme...
Ya no tengo más alternativas que irme.
Ya ni la lluvía ha querido mojarme.
Ya la burbuja se hizo cárcel.
Ni siquiera la luz escapa a la fuerza gravitatoria
del devorador vacío que envía toda esperanza a otra dimensión...
y la superficie se aleja y se aleja de mí...
y así... de tí... y así... de mí... y así... así..... así...

miércoles, 14 de abril de 2004

No sé cómo es que haces, Abril, para con tan diestra indiferencia maltratar mis rodillas por el piso. No sé cómo es que puedes sacarme de mi hogar, dejándome encerrado en el mundo. No sé cómo es que logras asirme sin tocarme, y hacer que olvide las reglas aritméticas. No sé cómo ejecutas ese ruido, estando en silencio. No sé cómo triunfas sobre mi mente y me haces recordar lo que no fue acontecimiento. No sé dónde escondes mis tesoros. No sé cómo canjeas mis referencias. No sé cómo consigues interferir en mis inferencias, y en mis movimientos, si no existes.
No lo sé…

No sé cómo me sumes en la penumbra con tu resplandor,
pero no lograrás hacerme totalmente invisible.

domingo, 11 de abril de 2004

"Children: don't stop dancing,
believe you can fly
away"
(Creed)

(A los niños, a los sinceros, a los que llaman o escriben para saludar, a quienes tienen "resorte", a quienes quieren bailar, a los que les gusta nadar, a los que me quieran oir, a los que recuerdan dejarme pasar por su mente, a los que recuerdan pasar por la mía...)

sábado, 10 de abril de 2004

No eres tú,
es el mundo el que se ha tornado un poco más brumoso últimamente,
y el aire más escaso.
No es subjetivo que el peso de tu existencia haya aumentado,
es la gravedad que nos está halando con más fuerza.

viernes, 9 de abril de 2004

¿Cómo es posible extrañar los lugares donde nunca se ha estado?
¿Cómo es que añoro resguardarme dentro de ti?
¿Cómo es posible sentirse lejos de ningún lugar?
¿Cómo es posible sentirse así?

jueves, 8 de abril de 2004

Libro más cercano, página 23, sentencia 5:

"¿Debe ser esto así?"

(¿Qué es la vida? Erwin Schrödinger.)


Segundo libro más cercano, página 23, sentencia 5:

"Quiero decir que, así como en otro tiempo se juzgaba de la calidad de cualesquier pensamientos o teorías, según que tendiesen a la pérdida o a la salvación de nuestras almas, así -para mi objeto presente- todos los pensamientos y modernas teorías van a ser juzgados según que tiendan a la pérdida o a la conservación del entendimiento humano".

(Ortodoxia.G.K. Chesterton.)
jps selection

domingo, 4 de abril de 2004

Infinitos endofísicos. ¿Ya viste las almas que flotan en el aire? ¿Ya notaste qué es lo que están buscando? ¿Ya oyes lo que grita por todas partes? ¿Entonces por qué te empeñas en llegar a ser lo que no eres? ¿Por qué te resistes?

sábado, 3 de abril de 2004

"de suerte que los de tal naturaleza mantienen entre sí
una comunidad mucho mayor que la de los hijos
y una amistad más sólida,
puesto que tienen en común
hijos más bellos y más inmortales”
(209c5-9).

Transparencia. Me alegra mucho poder ahora soportar tu mirada y permitir que a través de mis ojos esculques mi espíritu a tu voluntad. El brillo de los tuyos es cada vez más puro, como cada vez más diáfana mi manera de ocultar. Yo me siento siempre lejos, lejos siempre, como imperteneciente a cualquier lugar; pero a tu delicada distancia y a la atención de tus brazos, a la belleza del aura, querré siempre regresar.

jueves, 1 de abril de 2004

Egocentrismo y entropía.

Z-"Tu egocentrismo y mi entropia"- Eso le dije cuándo me preguntó por qué teníamos que despedirnos... y sonreí pícaramente.
J- "...eso sonó lindo... y hasta coincide con la realidad"- Así respondió ella, reflejo de Artemisa que bajo del cielo.

miércoles, 31 de marzo de 2004

Dormiré tratando de entender la entropía. Más que por fortuna, por esfuerzo, y por aquello que grita por todas partes, en estos momentos no puedo cometer la siguiente contradicción performativa:

"Ayer era un hombre indeciso... hoy no sé"


martes, 30 de marzo de 2004

Finitud e Infinitud

Nosotros mismos, mi pequeña, somos los misterios de la creación: podemos tomar esa Nada que nos ha sido dada y transformarla en una fuente inagotable; podemos repetir, en pequeño, la historia de lo grande. Podemos soplar a través del vacío existente entre nuestro cielo y nuestra tierra para producir hermosos sonidos. Podemos entregarlo todo siendo pobres… y así enriquecernos. Podemos dar. Podemos amar. Una noche de éstas te seguiré contando la historia de nuestra libertad, por ahora vete a dormir que ya es muy tarde y tus hermosos sueños están aburridos de esperarte.

domingo, 28 de marzo de 2004

Tres toxinas y tres maneras de enfrentarlas: He aquí una breve notificación de las afecciones recientes del sistema. Agradezco a las fuentes de las recomendaciones y a quienes con su preocupación participaron en la atenuación de la presencia maligna:

III) Trojan.Simcs.B. Virus Caballo de Troya producido por la descarga de una ponencia de Filosofía. Supuestamente sólo afecta 16.896 Kbs. Ocupa el sistema con procesos ocultos, cambiando constantemente de nombre. Facilita la entrada de otros virus y descarga componentes adicionales de internet. Termina procesos de una lista predeterminada y hace lenta la ejecución de diferentes aplicaciones (como el sistema de instalación Logos). Recomendaciones:
1) Desactive el mecanismo de restauración del sistema. 2) Actualice las definiciones de virus. 3) Revise el sistema y elimine los archivos infectados. 4) Borre los valores agregados por el virus al registro. 5) Identifique los troyanos que entraron con el caballo y aplique el procedimiento adecuado a cada uno de ellos. [Symatec t.m.].

II) Síndrome viral agudo producido por un agente patógeno indeterminado. Compromete el estado general del sistema. Produce fuertes dolores de cabeza, de espalda, de estómago y gran sensación de frío. Genera cambios abruptos de temperatura en el organismo y altera levemente sus mecanismos de percepción. También provoca inapetencia general. Recomendaciones (tratamiento paliativo):
1) Dolex tab. x 500 mg. #10 c/6h. 2) Vitamina C tab. x 500 mg #30. 6tab/día. 3) Reposo absoluto por dos días. [Ibeth Sulay Aguilar, Médico Cirujano].

I) Síndrome umbrío agudo producido por una inducción errónea de la sangre. Produce un gas intoxicante que se expande a través del alma. Esta sustancia, desencadenada por los mecanismos anticipatorios de defensa del sistema, se reproduce como un sentimiento oscuro asociado a la conciencia de la belleza. Genera una horrible sensación de miedo, desprecio, suciedad y culpa. Plantea un gran dilema al espíritu de combate.
Recomendaciones:
1) Déjalo pasar. [Shaikaisk].

martes, 23 de marzo de 2004

Disgregación

Se desgarraron entonces del corazón de la Nada infinitos infinitos, y se expandieron alimentándose del vacío. Así se crearon las formas. La conciencia de la Diosa se dirigió hacia la oquedad dentro de éstas: sus labios curiosos no resistieron el deseo de exhalar a través de la ausencia, sólo para saber qué sucedía.

Y lo que sucedió fue que nacieron los sonidos. Y los sonidos, en su afán de sucederse, corrompieron la indeterminación y generaron el resplandor. Así fue creada la esencia de todas las cosas, la música. Y la música aniquiló a las formas, que no eran más que silencio.

El resplandor iluminó los ojos y los oídos vírgenes de la Diosa, y el espíritu sintió por primera vez de manera profunda admiración. Al redirigir su conciencia hacia la fuente (que ya empezaba a diseminarse lentamente), volvieron sus labios a sentirse atraídos, y sus ojos se cerraron. La creación sedujo a la Diosa, y Ella depositó al espíritu en la esencia a través del tacto suave y cálido de su beso.

lunes, 22 de marzo de 2004

El lado interno de la luna

Hoy amanecí bahmetafísíco. La Diosa me envió este sueño: Shinji Ikari esperaba a Misato, quien lo había citado a las 9 en punto, pero se encontraba retrasada: se había tenido que encargar de una emergencia. Él, paciente y sumisamente, esperaba en uno de esos extraños compartimientos mecánicos, y se sobresaltó un poco cuando el proceso se inició automáticamente. El mecanismo introducía una persona en una pequeña nave, y luego a la pequeña nave en un cohete. Pero no había persona adentro, solo estaba Shinji afuera, observando. Este cohete era ni más ni menos que una réplica de la Estatua de la Libertad. El cohete despegó y se dirigió contra la Luna. Y la penetró. Parecía como si la superficie del satélite hubiera absorbido el artefacto, como cuando uno se chupa un largo spaghetti. En su trayectoria subterránea el cohete se tropezó con otro cuerpo de sus mismas dimensiones, y comenzó a desplazarlo, para poder salir a la contrasuperficie. Había allí, en el lado interno de la luna, una civilización: era una copia oscura de Manhattan. Había también un amplio cielo sin nubes. El centro incandescente del astro iluminaba la tarde con una luz pálida, más bien oscura, entre amarilla y naranja. La gravedad –no me preguntes cómo– halaba hacia el exterior del astro, supongo que de la misma manera en que un sentimiento fuerte es halado hacía fuera de nosotros. El cohete desplazó del panorama urbano a un rascacielos, y éste fue a depositarse en el fondo del mar que rodeaba a la isla (sí, también había mar en el lado interno de la Luna). Al caer al líquido abismo, el rascacielos constituyó la cumbre de una montaña de Estatuas de la libertad desechadas. Un gigante eternamente decepcionado se encargaba de limpiar el agua de la basura humana, y vio aumentar su tristeza al ver caer la última porquería. “Bah… estos humanos son como tiburones” (no sé a qué se refería, pero lo dijo de una manera tal que incitó poderosamente en mí el sentimiento bahmetafísico).
Ahí, me desperté bruscamente.

domingo, 21 de marzo de 2004

Creación

La Diosa, el espíritu lúdico que flotaba entre la Nada, compactó el vacío y lo hizo estallar. Y vio Ella estar divertida. Las partículas se agitaban, mientras la simpleza se agotaba. Las configuraciones estables que sobrevivieron al azar permitieron que tú y yo nos encontráramos en este día. Que tú me vieras a mí, y que yo te viera a ti, no es magia, no creas –aunque pareciera. Entre tanto, Ella se reía, pues mi valor no depende de nadie más, que de Ella.
Hoy mis amigos me enseñaban que en tiempos así se aprende de nuevo a amar. Más prospera será mi alma cuando tú también lo sepas.