jueves, 10 de marzo de 2016

devenir



Hacia el declive el esplendor,
hacia el desorden los organismos,
y a la muerte y la extinción,
deben ir.

Hacia la resignación el amor,
hacia el absurdo y el olvido
los héroes y los imperios,
deben ir.

A sumirse en la oscuridad
el universo,
y en el ingrávido vacío
a desgarrarse los átomos,
deben ir.

A disolverse en soledad,
a retirarse los ciudadanos,
y tu perenne juventud
a ajarse tras los años,
deben ir.

Hacia las fauces inclementes
del devenir.
Publicar un comentario